Nº de Visitas

viernes, 16 de diciembre de 2016

FAM. MELIÁCEAS

Melia azadirachta.

DESCRIPCIÓN:
En la entrada que nos ocupa hoy, se presenta una de las familias de plantas con gran eficacia insecticida y que podemos considerar como una aliada más para nuestro agroecosistema, incorporándose a nuestra particular lista de este blog.  Debemos tener presente que algunas especies de esta familia contribuirán a la regulación de insectos dañinos para nuestros cultivos.  Me refiero a la familia de las Meliáceas, donde existen especies como el árbol del Neem, (Azadirachta índica) o el propio árbol del paraíso (Melia azadirachta), ambos con una gran concentración de azadirachtina responsable en último extremo de la merma de poblaciones de fitófagos, y que podemos encontrar en nuestra zona mediterránea de forma recurrente en los parques y jardines de nuestra ciudad, a pesar ser oriundos de Asia.

Detalle  del fruto en drupa de Melia azadirachta 

No suelo ser partidario de dar recetas, ya que la filosofía de este blog es alcanzar el "equilibrio" necesario para conseguir una regulación biológica con la menor intervención humana directa, aportando la asociaciones de plantas y fauna necesaria que pueda contribuir al citado "equilibrio".  Pero bien es cierto, que en los primeros años cuando nos iniciamos a un manejo agroecológico en una parcela que provine de inercias más o menos intensivistas derivadas de una agricultura convencional, es cuando mayor problemas de plagas y/o enfermedades podemos tener. Estos problemas serán más o  menos gravosos en función del grado de intensificación que hubiese tenido el suelo con anterioridad, y es precisamente en estos momentos, cuando podemos necesitar la aportación de estos extractos de plantas a modo de ayuda transitoria.

Melia azadirachta en flor, donde se obsevan frutos aún del año anterior.

Para ello, plantearemos como segundo objetivo de esta entrada, algunas preparaciones "caseras" que nos permitan extraer de forma eficaz la materia activa de esta planta de forma autónoma, para su utilización como alternativas a insecticidas sintéticos y/o productos comerciales.

RECOMENDACIONES PARA SU MANTENIMIENTO:
Los principios activos de esta familia, así de otras como las rutáceas con capacidad biocida, se engloban en los denominados metabolitos secundarios llamados terpenos, responsables de las propiedades insecticidas y de la defensa propia de la planta, recayendo este efecto insecticida en la ya mencionada materia activa (azadirachtina).

Estos árboles en nuestras latitudes, florecen entre mediados y finales de primavera, poseyendo pequeñas flores pentámeras de color lila, color por los que también son conocidos estos árboles de manera popular.  Dichas flores agrupadas en panículas terminales de hasta 20 cm de largo, poseen un intenso aroma característico que la hace perceptible desde gran distancia.  En cuanto a su fruto, es una drupa de 1 cm de diámetro de forma globosa y de color amarillo pálido, que se ve aclarado conforme avanza el tiempo hasta su caída ya en la próxima primavera.  Este fruto posee en su interior entre 3 y 5 semillas donde se encuentra la mayor concentración de azadiractina, siendo esta todavía más abundante en la Azadirachta índica que en la propia Melia azadirachta. Estos árboles de hoja caduca son resistentes a la sequía, tolerando relativamente bien las heladas suaves y los veranos cálidos, así como a cualquier tipo de suelo.  Por lo que se dan muy bien en nuestra zona mediterránea, creciendo con rapidez y reproduciéndose con facilidad por semilla o esqueje.

El fruto en otoño e invierno queda a la vista tras la caída de la hoja.

RELACIÓN PLANTA-ARTRÓPODOS
:
Este árbol respetado por la  mayoría de fitófagos por su alta concentración en azadirachtina, puede resultar de utilidad para combatir plagas de lepidópteros (noctúrnidos principalmente), homópteros (como la mosca blanca) y algunos dípteros entre otras órdenes de insectos que suelen comportarse como plagas en nuestros cultivos.  La azadirachtina puede actuar en función del insecto; como inhibidor de la alimentación, como regulador del crecimiento o como repelente y/o confusor del fitófago.  Además, esta materia activa está autorizada para su utilización en agricultura ecológica tal como recoge el propio Reglamento (CE) Nº 889/2008 de la Comisión de 5 de septiembre de 2008 por el que se establecen disposiciones de aplicación del Reglamento (CE) n o 834/2007 del Consejo sobre producción y etiquetado de los productos ecológicos, con respecto a la producción ecológica, su etiquetado y su control, en su anexo II (Plaguicidas y productos fitosanitarios mencionados en el artículo 5, apdo. 1).

Es un árbol habitual en parques y jardines de nuestra Comunidad.

APLICACIONES PARA EL AGROECOSISTEMA
:
Mantener niveles de plagas agrícolas por debajo del umbral de daño económico es un reto constante para la agricultura ecológica.  Un concepto que choca frontalmente con la agricultura convencional, ya que el dedicar un reducto de plago en tu agroecosistema, no dejar de ser chocante para un agricultor convencional que tiene interiorizado la erradicación total de la plaga.  Sin embargo, sin plagas no hay auxiliares y por tanto, el concepto de regulación biológica todavía toma más sentido. A partir de la necesidad por encontrar una nueva alternativa natural para el control de insectos plagas y reemplazar así los pesticidas sintéticos, se comienzan a desarrollar los insecticidas bioracionales en busca de una seguridad para el medio ambiente, los propios auxiliares y una eficiente respuesta agronómica.

Detalle del típico fruto en ramilletes de la Melia azadirachta

Foto tomada en Carmona (Sevilla)
Las preparaciones que se aconsejan a continuación, son aproximadas, sin embargo, debemos tener presente que una vez realizado el preparado debemos usarlo en un plazo que no debe superar los 48 horas, pues se degrada con facilidad principalmente debido a la luz perdiendo su eficacia.  Es por ello, que se recomienda también realizar las aplicaciones a la caída de la tarde o al alba cuando la luz del sol es menos intensa, teniendo una durabilidad el tratamiento en planta (si no llueve) de una semana.  A este respecto también tenemos que conocer que estos preparados no tienen la acción fulminante de insecticidas sintéticos, por lo que la población de insectos no disminuye rápidamente, pero sí que irán menguando durante la semana de acción del producto de manera paulatina.

PREPARADO CASERO Y APLICACIÓN RECOMENDADA.
Triturar los frutos a tamaño de un 1mm (aproximadamente) un kilogramo de frutos maduros de árbol del paraíso o árbol del Neem. Rompiendo la semilla en su trituración, pues son en ellas donde se encuentran la mayor concentración de la materia activa.  Una vez bien triturada poner a macerar el resultado en 4 litros de agua a temperatura ambiente durante una noche evitando la luz directa (tapar con un paño).  Posteriormente podemos filtrar con un colador y el líquido resultante diluirlo en 2 litros de agua por cada litro de "producto".  Una vez diluido está listo para utilizarse en una mochila o pulverizador hasta mojar completamente el cultivo afectado por la plaga.  Como dosis recomendada podemos decir que para cultivos hortícolas con unos 0,1 litro/m2, sería la dosis adecuada, y en frutales unos 3 litros de productos darían para cubrir unos 5 árboles.  Esta preparación se puede también hacer utilizando en vez de agua, algún disolvente orgánico como el alcohol etílico 95%, consiguiendo así aumentar la concentración de azadirachtina extraída del triturado.

Al comenzar la primavera todavía permanecen frutos del año anterior.

Licencia Creative Commons Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.