Nº de Visitas

miércoles, 23 de enero de 2013

FAM. OXALIDACEAE

Oxalis pes-caprae L.


DESCRIPCIÓN:
El Oxalis pes-caprae, es una planta herbácea de la familia Oxalidaceas de origen sudafricano, aunque actualmente se encuentra bien adaptada y distribuida por todo el  mediterráneo comportándose como planta espontánea.

Debido a la forma características de sus hojas, formadas por 3 foliolos, es confundida por algunos como miembro de la familia de los tréboles (Papilonaceas) aunque nada tienen que ver con esta. Se trata de una planta bulbosa que puede llegar a alcanzar hasta 25 cm. de altura, con flores agrupadas en umbelas constituidas por 5 pétalos amarillos soldados a una base de 5 sépalos y 10 estambres.

RECOMENDACIONES PARA SU MANTENIMIENTO:
El Oxalis sp. dependiendo de la zona, posee una floración muy prolongada que puede comprender desde el mes de enero, hasta bien entrado el mes de junio. Esta especie vegetal conocida comunmente como "ombliguito", "vinagrito" o "vinagreta", es considerada en épocas muy concretas como una de las escasas flores que pueden aportar polen y néctar a nuestros auxiliares.
Detalle de la agrupación de las flores del oxalis.
Su lugar de distribución es muy diverso, pudiéndola encontrar en los márgenes de las carreteras, entre matorrales y/o suelos contaminados.  Por tanto, podemos afirmar que se trata de una planta alóctona muy rústica y con pocas remilgos en cuanto a sustrato o requerimientos hídricos se refiere.  Aunque en nuestro clima no suele fructificar, se reproduce exitosamente de forma vegetativa llegando a implantarse sin dificultad.

RELACIÓN PLANTA-ARTRÓPODOS:
De sobra es conocida, la relación establecida entre esta planta con algunos ácaros depredadores del género Phytoseiulus sp como; Ambliseius barkeri, Euseius estipulatus, etc., que depredan a otros ácaros fitófagos como la araña roja (Tretranychus cinnabarinus) y algunos thysanópteros como trips. Del mismo modo, no podemos subestimar la atracción que ejerce esta planta sobre coccinélidos depreadores o a los propios polinizadores.
Efecto tapizante del Oxalis pes-caprae.
 


La prolongada  floración del oxalis, es una fuente de néctar
para los axiliares.
APLICACIONES PARA EL AGROECOSISTEMA:
Ya venimos diciendo en otros "post", que una de las estrategias utilizadas para regular poblaciones de fitófagos y/o enfermedades, es precisamente la utilización de cubiertas vegetales. 
En el caso de cultivos como los cítricos, donde el "aguado" producido por los hongos del género Phytopthora. spp, es un problema,  es recomendable contar con esta especie vegetal que se implantará a modo de alfombra, evitando las salpicaduras del agua producidas por el riego y/o la lluvia sobre el suelo, que provocarían la consecuente contaminación por esporas y propágulos del hongo en los frutos más cercanos al suelo.  No obstante, no solamente proporciona este beneficio al cultivo, el oxalis igualmente actúa como especie vegetal compitiendo y desplazando a otras especies herbáceas de mayor porte, sin entrar en conflicto con las raíces más profundas de los cítricos.
Sirfido sobre hoja de Oxalis pes-caprae.
También, existen estudios que demuestran que el oxalis tiene efectos acidificantes sobre los suelos mediterráneos (alcalinos), que benefician aún más al cultivo al excretar ácido (oxálico) por las raíces, desbloqueando elementos como: el Fe y P, que pueden encontrarse en estados no asimiliables por la planta en tierras calizas, haciendo que sean aprovechados por nuestro cultivo.  Igualmente, otro beneficio no mencionado, es la evidente aportación que ejerce esta planta contra la erosión al actuar como planta tapizante,  así como favorecer la instalación y mantenimiento de micorrizas útiles para el cultivo.


Licencia Creative Commons

miércoles, 16 de enero de 2013

FAM. LABIATAE

DESCRIPCIÓN:
El romero (Rosmarinus officinalis), es una planta arbustiva y perenne perteneciente a la familia de las labiadas.  Es originaria de la zona mediterránea, siendo difícil encontrarla en zonas del norte de la península (donde su rendimiento en aceites esenciales está relacionado inversamente a la altitud de su ubicación).  Es pues, una especie muy bien adaptada al clima mediterráneo pudiendo llegar incluso a los 3 metros de altura, y poseyendo unos característicos ramilletes floríferos de colores azules y violetas.  En cuanto a sus hojas, excentas de peciolo a modo de agujas (bien adaptadas para condiciones de sequía), son pequeñas, de color verde oscuro y ricas en glándulas de esencia que desprenden un olor caractarístico,  por lo que se le confiere el apelativo de aromática.    
Detalle de la flor del Rosmarinus officinalis.
Aunque hablamos de la especie como Rosmarinus offinalis, existen numerosas variedades que se distinguen por su mayor o menor porte perteneciente al mismo género como el Rosmarinus postratus (romero rastrero muy utilizado en jardinería por sus efectos colgantes), o por su mayor o menor aroma pudiendo encontrar Rosmarinus angustifolius, latifolius, communis, laxiflorus y algún otro más.
Es una planta muy interesante desde el punto de vista de la floración, ya que (como venimos diciendo en varios post de este  blog), conocer la época de floración a la hora de diseñar nuestras estrategias para fomentar la permanencia de los auxiliares, es fundamental para elegir e introducir en nuestro agroecosistema unas especies vegetales frente a otras.  Precisamente por la característica de la floración escalonada que presenta el romero, que se produce prácticamente durante todo el año, es por lo que la hace especialmente interesante.  De manera, que aquellos insectos que pasan el invierno en estado adulto, puedan aprovechar los días soleados para activarse y alimentarse de polen y néctar dentro de la propia parcela, desarrollando todo su ciclo vital en nuestro agroecosistema y por tanto cerca de nuestros cultivos, por si requerimos de sus servicios ante cualquier desequilibrio.
Apis mellifera sobre flor de romero.

RECOMENDACIONES PARA SU MANTENIMIENTO:
Son plantas que necesitan mucho sol y calor, adaptándose muy bien tanto en zonas abiertas, como a los propios contenedores (siendo recomendables por tanto, para su introducción en invernaderos de forma "portátil", a través de macetas). Aunque no tolera demasiado bien el frío persistente, las plantas adultas pueden resistir condiciones bajo cero perfectamente, pero por lo general, "por debajo de 10ºC ya empieza la planta a sentirse incómoda".  En cuanto a sus necesidades hídricas, prefieren un riego poco abundante y continuo, sobre todo cuando la planta es joven y queremos una abundante floración (a fin de cuenta es lo que nos interesa).  En cuanto al suelo, el romero prefiere terrenos ligeros y bien drenados con cierta tendencia a los alcalinos, soportando bien la salinidad como podemos deducir por su profusa presencia en  zonas litorales del mediterráneo.  En cuanto a su multiplicación, el romero podemos multiplicarlo por semilla, esquejes o por división de la planta, siendo bastante fácil la reproducción de la planta, de estas últimas formas.
Sírfido Episyrphus balteatus, excelente aliado como polinizador (imago) y
depredador de pulgones (como larva), calentándose sobre hoja de romero

RELACIÓN PLANTA-ARTRÓPODOS:
Es una planta considerada como melifera, que atrae a innumerables auxiliares entre ellos, la propia abeja apis mellifera, cuya miel elaborada con esta planta es muy apreciada.  Es por tanto, muy útil para atraer polinizadores y parasitoides de potenciales plagas (sírfidos, euménidos, bracónidos, etc).  Sus flores atraen igualmente a depredadores de trips y ácaros, utilizando a la planta de refugio y/o alimento.

APLICACIONES PARA EL AGROECOSISTEMA:
En cuanto a su uso en agricultura, además del mencionado efecto atrayente de insectos benéficos, podemos citar el efecto estimulante de crecimiento y fitofortificante que ocasiona el romero.  Donde cultivos como el repollo, col, zanahoria, brócoli entre otros, ven como actúa de repelente contra diferentes homópteros (mosca blanca, mosca de la zanahoria, mosquito verde, entre otros).  Igualmente, se ha observado la relación alelopática entre el romero y la salvia, que ven en su asociación una mayor estimulación de su crecimiento por ambas partes.

Véspido alimentándose de la flor del romero.
En cuanto a su uso en ganadería, podemos comentar el efecto repelente que causa el fuerte aroma del romero, sobre las molestas pulgas y garrapatas de nuestro ganado.   Su aceite esencial es rico en Cineol, pineno, borneo, alcanfor, canfeno y acetato de bornilo, que le proporcionan propiedades terapeúticas para tratar trastornos digestivos y hepatobiliares.  El aceite de romero se puede usar en ganadería también como desinfectante de heridas y cicatrizante, así como para prevenir úlceras.  Podriamos citar otros usos medicinales útiles para el propio hombre: afecciones digestivas, su efecto  antiséptico o como estimulante del cabello, entre otros, pero eso... es otro tema. 
Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

miércoles, 9 de enero de 2013

FAMILIA TAQUINIDAE

DESCRIPCIÓN:
Englobados dentro de la orden díptera (insectos con sólo dos alas), se encuentran los llamados taquínidos, una de las familias más extensas y cosmopolitas de la clase insecta.   Esta familia, presenta una gran variabilidad de especies con diversos tamaños y colores, caracterizada principalmente por la presencia de unos pelos gruesos (cerdas) ubicados al final del abdomen que la hace facilmente indentificable.  Sin embargo, precisamente a la variabilidad que muestra la familia, en algunas especies pueden incluso carecer de estas cerdas aunque no es lo habitual.
  
Tachina magnicornis
ESPECIE CONTROLADA:
A pesar de esta heterogeneidad que presenta esta familia, todos sus miembros comparten unos hábitos parasitoides que en estado larvario se comportan como endoparásitos de potenciales plagas como: chinches, mariposas y escarabajos principalmente.  Es por ello, que la presencia de esta familia de moscas, resulta de gran utilidad para nuestro agroecosistema realizando labores de polinización, (alimentándose en estado adulto de polen y néctar), así como de regulación de poblaciones  de insectos plagas, al necesitar parasitarlos para cumplir todo su ciclo vital.  Es pues, su larva una vez introducida en el cuerpo de su víctima, la que ocasionará los daños alimentándose de órganos no vitales del huésped, hasta que se encuentre lo suficientemente desarrollada para realizar su metamorfosis completa una vez en suelo, y tras provocar la muerte al hospedador al salir del mismo.

Nezara viridula sobre hoja de cítrico, donde se aprecia un huevo de
Taquínido preparado para eclosionar e introducirse en el interior del chinche.
BIOLOGÍA:
Los taquínidos, presentan varios métodos de parasitismo en función de la especie. Existen algunas, que adhieren sus huevos directamente sobre sus huéspedes como por ejemplo el taquínido Trichopoda pennipes, y otras por el contrario prefieren depositar sus pequeños huevos sobre las plantas favoritas de sus potenciales víctimas, que al ser ingeridas por estas durante su alimentación, aseguran su parasitismo.   No obstante, también existen otras especies en las que la hembras adultas clavan sus ovopositores directamente sobre su presa, causando un daño extra al huésped que verá menguada sus funciones vitales, hasta provocarle finalmente la muerte.

MEDIDAS PARA FAVORECER SU PERMANENCIA EN NUESTRO AGROECOSISTEMA:
La presencia de flores y néctar, son esenciales para la alimentación de los adultos de taquínidos por lo que el uso de setos, el manejo de cubiertas vegetales, abonos verdes, etc, hacen unas prácticas adecuadas para la presencia de esta familia cosmopolita de moscas, que podemos encontrar sin dificultad en nuestra zona mediterránea. 

Cópula de taquínido.

La molesta "Paulilla verde o hedionda" (Nezara virudula), de origen africano y presente en todos los continentes, es sobradamente conocida por los daños ocasionados  en nuestras hortícolas, que al ser dañadas emiten una mezcla de sustancias volátiles que atraen al parasitoide.  Es decir, son las plantas las que "llaman" al taquínido advirtiendo de la presencia del fitófago. 

Nezara virudula  presenta una coloración verde, pero pueden
 cambiar a tonalidades más oscuras (como en la foto) en condiciones
de temperaturas bajas o fotoperiodos cortos. 
Se observa un huevo de taquínido sobre el escudete de la chinche
que será parasitada tras la eclosión del mismo.
Por tanto, se puede afirmar que los taquínidos mantienen a raya las poblaciones de chiches, comportándose como magníficos aliados del agricultor, pudiendo observarse casos de superparasitismo al encontrar varios huevos de taquínidos en un mismo individuo, aunque sólo uno de ellos llegará al estado de pupa. 
Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

miércoles, 2 de enero de 2013

FAMILIA MANTIDAE

DESCRIPCIÓN:
Los mántindos, son insectos que pertenecen a la orden Dictyoptera (suborder Mantodea) y aglutinan a unas ocho familias de depredadores generalistas todas ellas de gran voracidad, de entre las cuales sólo ocho géneros se encuentran en la península iberica.  Son insectos voladores, que podemos encontrar con diferentes aspectos y colores: verde, marrón, blancos o amarillo pajizo, poseyendo un cuerpo alargardo ligeramente aplanado y capacitado para pequeños vuelos a través de unas alas engrosadas y endurecidas llamadas tégmenes.  Suelen volar durante el día, (aunque a veces podemos verlos volando en noches de luna llena) y algunas especies evitan ser depredadas gracias a un sensor de ultrasonidos, situado en la parte inferior del torax que les alerta de depredadores como los murciélagos.

Adulto de Iris oratoria
Miden entorno a 4-7 cm de longitud (dependiendo de la especie y el sexo siendo el macho más pequeño que la hembra), con una cabeza especialmente móvil de forma triangular y ojos de gran tamaño que le dotan de una excelente visión perimetral.  Son los únicos insectos que giran su cabeza para "mirarte por encima del hombro".  El campo de visión de una mantis puede extenderse hasta 230 grados horizontalmente y 245 grados verticalmente, gracias que duda cabe, a un par de ojos compuestos privilegiados y  formados entre 4000 y 9000 unidades visuales hexagonales denominadas omatidios.

Sin embargo, lo que les hace singulares, es la forma de cazar y ese primer par de patas provistas de espinas, diseñadas especialmente para la captura de insectos.  Esta extraordiaria herramienta, ligada a su mimetismo con su entorno  y a sus desplazamientos pausados, les confieren todas las cualidades necesarias para actuar como un magnífico depredador al acecho.

ESPECIE CONTROLADA:
Su encomiable labor depredatoria, hace que sea considerado como uno de los fieles aliados del agroecosistema, que pese a su carácter generalista, manifiesta una extrema voracidad hacia gran diversidad de potenciales plagas: moscas, larvas, pupas, saltamontes, grillos, mariposas, etc.

Detalle de las espinas con las que adorna su primer parde patas
 modificadas especialmente para la caza.
BIOLOGÍA:
Si lo comparamos con otros insectos, los mántidos poseen una "baja" capacidad reproductiva, que unido a su prolongado  ciclo biológico, alrededor del año, hacen especialmente escasa su permanencia en el agroecosistema, máxime si comprometemos su existencia con manejos inadecuados o los perseguimos indiscriminadamente por su aspecto extraño.  La puesta de estos insectos, se realiza a través de ootecas (conjunto de huevos), que realizan batiendo sus cercos hasta crear una especie de espuma que al solidificar, adquiere una consistencia similar al  "poliuretano". Generalmente estas ootecas, son depositadas sobre ramas y plantas, aunque encuentran especial predilección por alguna roca con superficie más o menos plana y escondida, e incluso construcciones hechas por el hombre.  Cada hembra puede depositar entre 4 o 5 ootecas, con un promedio de 20 a 40 huevos cada una. Algunas hembras cuidan de sus huevos hasta la eclosión, pasando por una metamorfosis incompleta hasta llegar al estado de imago. 

Detalle del aparato bucal
El canibalismo, es frecuente entre esta famila de insectos donde las hembras de algunas especies, intentan alimentarse del macho después de la cópula, proporcionándoles a estas, una fuente de proteína extra para la formación de sus ootecas.  En algunos casos, el macho continúa ensamblado a la hembra bombeando esperma incluso después de ser decapitado. Aún así, lo cierto es que no es un comportamiento tan habitual como se comenta, sólo ocurre en algunas especies de mántidos.
Puesta en forma de tienda de campaña
típica del Iris oratoria.
La Ooteca al solidificar posee una textura
similar al "poliuretano".











MEDIDAS PARA FAVORECER SU PERMANENCIA EN NUESTRO AGROECOSISTEMA:
Lógicamente, todos aquellos manejos encaminados a mantener cubierta vegetal, estrategias de floración escalonada para atraer a sus potenciales presas, abonos verdes, etc,  van a contribuir a que estos insectos cumplan todo su ciclo vital en nuestra parcela.  Igualmente importante, es dedicar un pequeño rocódromo fijo, en un lugar del agroecosistema donde intervengamos poco, con el fin de actuar de refugio y/o lugar de puesta. 

Adulto de Ameles sp. sobre planta de menta. 
Es uno de los mántidos de menor tamaño.
Si nos percatamos de alguna puesta, es recomendable favorecer la permanencia inalterada de esa  piedra o lugar donde se ha producido la misma,  ya que se ha observado que los las crías que llegan a adultas, poseen un recuerdo de su lugar de nacimiento, soliendo repetir el lugar de la puesta que anteriormente realizó su progenitor.
Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.