viernes, 21 de junio de 2019

FAMILIA ARANEIDAE

DESCRIPCIÓN:
Esta nueva entrada la dedicaré a uno de los grupos de artrópodos terrestres más antiguos del planeta, donde los primeros fósiles encontrados hasta el momento lo ubican dentro del Devónico, es decir hace 380 millones de años.  Concretamente me refiero a una de las familias de arácnidos, que bien por su carácter generalista en cuanto a la depredación de la microfauna se refiere, o bien por el simple hecho de ser relativamente común en nuestras latitudes, podemos caer en el error de subestimar o ignorar su labor en nuestro agroecosistema.

Araña jardín, destacar el típico el cuadrado que forman sus cuatro ojos frontales.
Se trata pues de la familia araneidae, que se caracteriza por poseer especies de arácnidos con una maestría exquisita en la construcción de sus telas, donde dependiendo de la especie, podemos apreciar distintas formaciones singulares conocidas todas ellas como telas orbiculares, más difíciles de construir que otras estructuras similares pero también más flexibles y resistentes, donde problamente poseen un origen evolutivo común tal como se desprende de estudios recientes publicados en Proceedings of the Royal Society.

La hembra con 12-17 mm es mucho más grande que el macho con sus sólo 5-10 mm.
Esta característica, la diferencia de otros arácnidos tejedores como los tetragnátidos, pertenecientes a otra gran familia de arañas elaboradoras de telas, pero algo más anárquicas en cuanto a la fabricación de sus estructuras.  Sin embargo, las especies protagonistas de esta familia que nos ocupa en esta entrada, tejen siempre partiendo de un eje central de donde salen líneas radiales y/o espirales de seda pegajosa.  Además, en estas telas también se añaden hilos no pegajosos desde donde el arácnido, se posicionará bien desde el centro o en uno de los extremos de la estructura, para esperar pacientemente la llegada de cualquier víctima incauta.

El rocío de la mañana hizo especialmente visible la tela para la foto, cosa que horas antes, no fue advertida
por el incauto mosquito que vemos pegado en ella.
Morfológicamente poseen un abdomen ovoide de gran tamaño, que puede variar desde colores brillantes, adornados con bandas y marcas muy diversas, o tonos más terrizos.  En su cabeza, podemos apreciar ocho ojos de entre los cuales, es frecuente en esta familia encontrar especies con cuatros de ellos muy juntos en la zona central de la cabeza formando un cuadrado, el resto de los otros dos pares restantes se ubicarán en los lados más externos de la cabeza, tal como podemos apreciar en la primera macrofotografía de esta araña jardín.

Su carácter generalista la hace especialmente interesante para nuevas plagas.

ESPECIE CONTROLADA:
Todas las especies de esta familia de arañas tejedoras, son depredadoras generalistas como la mayoría de las familias de arañas, por lo que siempre deberemos considerarlas como unos excelentes aliados para nuestros intereses como agricultores ecológicos, ya que van a regular poblaciones de artrópodos plagas... al ser estos más numerosos que nuestra propia fauna auxiliar, que indudablemente también sufrirá alguna baja.   Sin embargo, no podemos sino incluirlas en nuestra particular lista de Fauna Auxiliar,  que no sólo por lo descrito... el contar con su mera presencia nos proporciona una valiosísima información al comportarse como magníficos bioindicadores, ya que son muy sensibles a fitosanitarios, certificando con su comparecencia la buena salud de nuestro agroecosistema.

La forma de las telas es característica de cada género o familia de arácnidos, que van desde
 las que tienen forma de mantel Tegenaria sspp. a las estrictamente geométricas con muy pocos radios.
En el caso de la especie de la foto Araneus diadematus, suele realizar su tela cerca del suelo entre vegetación y matorral adyacentes, o sujetas en arbustos o ramas bajas de árboles.  Con frecuencia podemos observarla colgada de un hilo entre dos ramas de diferentes plantas a modo de puente.  Su estructura está compuesta generalmente por más de 30 radios y una madeja más tupida en el cubo central.  Una curiosidad de este arácnido, es que nunca repara su tela: si se rompe, la reconstruye entera varias veces al día si es preciso, además recicla su propia seda anterior comiéndosela.

BIOLOGÍA:
Su distribución está muy extendida en nuestra latitudes así como en el resto de Europa, desarrollando su ciclo vital entre la vegetación espontánea, brezales y jardines, donde los adultos se hacen más visibles a principios de agosto.  Estos arácnidos ya maduros, esperan en el centro o en los extremos de su tela hasta abalanzarse sobre sus víctimas que quedan atrapadas en ella.

Esta familia se diferencia de los Terídidos por la falta de la fila regular de pelos bajo los tarsos traseros.
El apareamiento se produce a finales de verano y su puesta, entre los meses de septiembre y octubre donde la hembra puede llegar a poner varios paquetes de huevos, que abandonará en el interior de un capullo amarillo repleto de varios cientos de huevos bajo la hojarasca en el suelo, para morir seguidamente.  Sin embargo, si la hembra es inmadura puede llegar a invernar durante dos años entre la vegetación, junto que las crías abandonadas de otras congéneres que ya cumplieron su ciclo vital, donde estos pequeños  no dejarán el capullo amarillo hasta la siguiente primavera.

MEDIDAS PARA FAVORECER SU PERMANENCIA EN NUESTRO AGROECOSISTEMA:
Tal como decía su elevada sensibilidad a los fitosanitarios la hacen especialmente vulnerables, por lo tanto, abandonar el uso de estos manejos convencionales ayudarán a aumentar la presencia de estos y otros arácnidos en nuestro agroecosistema.  Por contra, manejos ajustados a la agroecología son ideales para incrementar sus poblaciones y en consecuencia, ayudar a paliar las plagas y enfermedades, a la vez de fomentar la presencia de otros aliados protagonistas que vengo describiendo en este vuestro blog.

La hembra realizará su puesta en el suelo entre la hojarasca, para morir al poco tiempo.
Del mismo modo, al usar estos arácnidos el suelo para sus puestas, así como para invernar, se recomienda dejar un pequeño montículo de piedras donde no aseguremos que no pasaremos el arado.

Licencia Creative Commons Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

martes, 30 de abril de 2019

FAMILIA COCCINELIDAE

DESCRIPCIÓN:
Llegó la primavera y con ella nuestra apreciada coccinella septempunctata que nos servirá de excusa para seguir profundizando en esta extensa familia.  Como ya he descrito en anteriores entradas, la gran familia coccinelidae se encuentra ubicada dentro de la Orden Coleóptera con más de 5.000 especies distintas, donde nuestra protagonista de hoy junto con la Rodolia cardinalis representan dos de los coccinélidos más conocidos y emblemáticos en cuanto a la regulación biológica se refiere.
Detalle de los ojos a  ambos lados de la cabeza de la coccinella septempunctata,
quedando protegidos por el escudo torácico o pronoto.
En relación al nombre científico de nuestra conocida "mariquita", que es como se conoce comúnmente en nuestra latitudes a este insecto, su primer vocablo que define el género "coccinella" procede del latín "coccinus", que significa escarlata mientras el que se refiere a la especie "septempunctata" indica el número de puntos que este individuo posee sobre sus élitros cuando alcanza su estado adulto, ajustándose perfectamente su denominación científica a su apariencia.

Se trata pues de un escarabajo cosmopolita y muy resistente, que aunque es un excelente aliado para los agricultores, es precisamente esa rusticidad lo que le confiere ser un nefasto bioindicador para nuestro agroecosistema.  Sin embargo, tanto por su capacidad depredadora estricta en estado larvario, como por su capacidad de fagocitar insectos cuando es adulto (alternándola con polen y néctar), lo hacen ser un miembro que no podía faltar en nuestra particular lista de fauna auxiliar.

En reposo las alas voladoras se encuentran plegadas y protegidas bajo los élitros más vistosos y brillantes.
Aunque me he resistido durante mucho tiempo a describir este insecto en una familia tan extensa como esta por ser un artrópodo archiconocido por todos, el hecho de seguir profundizando en la técnica macrofotográfica de "Stacking" dentro del macroextremo y buscar modelos "dignos", me resultó muy fácil encontrar en estos días un ejemplar como este, que denota que la primavera este año vino para quedarse.  Como resultado, os dejo estas dos nuevas macrofotografías realizadas con más de 180 fotos cada una, fusionadas en una sola con un software específico para el apilamiento de imágenes que espero os gusten.

ESPECIE CONTROLADA:  Como adelantaba en la descripción, su principal interés para los agricultores es su alto nivel de depredación sobre todo frente a áfidos, los conocidos pulgones, que proliferan en primavera hasta bien entrado el verano y con él las altas temperaturas, haciendo que disminuya su población y en consecuencia sus daños en los cultivos.

Adulto de coccinella septumpunctata  depredando pulgón.
Es por ello, que la coexistencia en el tiempo tanto de la presa como del depredador, es una prueba más de la coevolución de las especies tanto de insectos entre sí, como de estos con otras especies del mundo vegetal.  Donde las plantas, sufren en sus primeros estadíos una mayor vulnerabilidad a estos daños ocasionados por los áfidos, coincidiendo cuando sus brotes son más tiernos y apetecibles.  Es en este momento si no se encuentran cerca nuestros aliados, cuando las plantas esperan ávidamente el estío para que sus elevadas temperaturas, disminuyan el número de pulgones concurriendo cuando sus tallos se encuentran más lignificados y menos apetecibles para la herbivoría.

Las aromáticas (Rosmarinus officinalisademás de repeler ciertas plagas, son un gran surtidor
 de polen y néctar para el adulto cuando no tiene presas cercas.
Como ya hable de esta gran familia en varias entradas del blog, no voy a reiterar características ya mencionadas de esta gran familia, pero al menos me gustaría subrayar que no sólo los coccinélidos se alimentan de pulgones, ya que existen especies de esta familia como Chilocorus bipustulatus al que ya dedicamos una entrada, que se alimenta de cóccidos o bien de la propia Psyllobora vigintiduopunctata que se alimenta sorprendentemente de hongos.  Sin embargo, nuestra protagonista de hoy es un depredador casi estricto de áfidos desde sus primerios estadíos como veremos a continuación.

Sus élitros recubren por completo su abdomen, donde son recubiertos de manchas
y puntos característicos de cada una de las especies.
BIOLOGÍA:  Estos insectos caracterizados por tener un cuerpo rechoncho de aspecto pulido  y colores rojo ladrillo casi metalizado, posee antenas engrosadas en forma de mazas y un gran pronoto.  Su coloración llamativa responde a una estrategia (aposematismo) o señal de advertencia frente a potenciales depredadores, ya que este escarabajo exuda una sustancia amarillenta de sabor muy amargo y olor fuerte cuando es molestado o cuando detecta peligro.  En cuanto a sus larvas de color gris azulado, tal como podemos ver en las fotos pueden verse desde mayo, y durante su desarrollo pueden llegar a devorar más de 600 pulgones en las cuatro semanas que dura este estadío larvario tras realizar varias mudas para crecer.  Tras la última de estas mudas, la larva se adhiere por su extremo posterior a la parte inferior de alguna hoja y se queda colgando en forma de pupa para realizar su metamorfosis a imago.



Larva de coccinella septempunctata mudando su piel sobre hoja de vicia faba.
Pupa de coccinella sp. sobre hoja de vicia faba 
para transformarse en el adulto definitivo.
Tras pasar por pupa y hacer la metamorfosis, pasará al estado adulto por el mes de junio, para continuar su dieta carnívora que podrá alternarla con polen y néctar cuando no existan presas.  
Puesta de coccinella septempunctata
En algunas ocasiones se producen reproducciones masivas extraordinarias en esta especie, donde sus puestas no superan los 10 a 20 huevos anaranjados en forma de balines, que suelen poner en el envez de las hojas de platas, donde existan pulgones o sensibles a ellos como la propia vicia faba de la foto.

MEDIDAS PARA FAVORECER SU PERMANENCIA EN NUESTRO AGROECOSISTEMA:
Al ser un insecto extremadamente resistente tal como decía, no necesita unos cuidados especiales, ya que podemos encontrarlo en un ambiente agroecológico adecuado, o incluso en ambientes tan intensivistas y hostiles como en el cultivo de algodón.  Esto denota la resistencia de este coleóptero y lo que comentaba al principio al clasificarlo como un mal bioindicardor.

Dotar de flores nuestro agroecosistema es ideal para mantener el adulto,
sobre todo cuando las presas no están disponibles.
Sin embargo, al pasar el invierno oculto en estado adulto y poder alimentarse también de forma fitófaga, el disponer de polen y néctar en setos dispuestos con una estrategia de floración escalonada, ayudará a mantener este insecto cerca de nuestro agroecosistema, por si volviese la primavera y con ella los áfidos y sus amigas las hormigas.
Licencia Creative Commons Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.