Nº de Visitas

lunes, 31 de agosto de 2015

FAMILIA MEGACHILIDAE

DESCRIPCIÓN:
Esta entrada, la dedicaremos a una de las familias de abejas menos eficaces que existen a la hora de extraer polen de las flores.  Pero entonces os preguntaréis...¿por qué incluir esta familia en nuestra lista de fauna auxiliar si tan malas son extrayendo polen?.  Pues bien, precisamente su ineficiencia, hace que tengan que visitar una y otra vez las flores para recoger el polen y alimentarse, convirtiéndolas en unas incansables polinizadoras "obligadas".  Este hecho, ha provocado que muchas empresas que se dedican a la cría de insectos, para cultivos con polinización entomófila, dediquen su atención a varias especies de esta familia como la Rhodanthidium sticticum abajo en la foto.

Rhodanthidium sticticum (llamada comúnmente como abeja roja)
Estas abejas rojas de aspecto piloso y hábitos solitarios, al igual que otros miembros de la familia Megachilidae, poseen unas estructuras a modo de cepillo llamadas "escopas" diseñadas para el transporte de polen.

Rhodanthidium sticticum en su incansable ir y venir de flor en flor.

Estas escopas que podemos observar en la abeja roja de la foto, son precisamente las causantes de la poca eficiencia en la recolección de polen.  Sin embargo otras especies de abejas,  poseen unas estructuras con un diseño más evolucionado denominadas "corbículas", como ocurre en el caso de la abeja de la miel Apis melifera abajo en la foto, haciéndola extremadamente eficiente en el transporte de polen.

Apis melifera, (estas poseen corbículas que la hacen
más eficaces en el transporte de polen).
Sin embargo tal como decíamos, este hecho la hace especialmente eficaz como polinizadora, y por consiguiente, motivo más que suficiente para engrosar nuestra particular lista de fauna auxiliar.


ESPECIE CONTROLADA:
Esta familia en Andalucía cuenta con unas 130 especies (Ortiz-Sánchez, 2006), entre las cuáles aparecen géneros parasitoides (cuyas hembras no presentan escopa) como: Dioxys Lepeletier & Serville, 1825; Coelioxys Latreille, 1809, y cuyos hospedadores son también megaquílidos.


BIOLOGÍA:
Los machos una vez llegada la primavera, se muestran especialmente agresivos con las hembras lanzándose al acecho sobre ellas que a menudo se ven sorprendidas.  El macho morirá al poco tiempo tras la cópula, dejando a la hembra todo el trabajo de la construcción del nido y su aprovisionamiento. En dicho nido una vez elegida su ubicación, pondrá la hembra un sólo huevo.  La situación del nido irá desde el propio suelo, una oquedad o una estructura cilíndrica como un tubo tal como se muestra en la foto. Una vez confeccionado el nido y tras la puesta, la hembra se centrará en su aprovisionamiento a base de una mezcla de polen y néctar previamente recolectado, y que tras su acopio tapará y abandonará desarrollándose sus larvas en su interior.

Estructura del nido de una megachile cortadora de hojas.

Cortan hojas para recubrir el interior de sus nidos, lo que hace que se conozcan también como abejas cortadoras de hojas.  Cada nido podrá tener uno o varios compartimentos destinados a un sólo huevo, pudiéndose suceder varios a la vez tal como podéis apreciar en la foto.  Esta foto la tomé en la terraza de casa, dentro del tubo de desagüe de una jardinera, de manera que podemos apreciar la forma que adopta el nido en función del espacio elegido y su compartimentación.  Una vez el insecto ha pupado tras varias mudas, saldrá el adulto al exterior para continuar su ciclo vital, (foto siguiente).

Abeja megachile abriéndose paso tras pupar en el interior de su nido, para salir al exterior.


MEDIDAS PARA FAVORECER SU PERMANENCIA EN NUESTRO AGROECOSISTEMA:
Esta familia se distribuye por Europa suroccidental y el norte de África, por lo que es relativamente habitual encontrarlas en nuestras latitudes.

Aspecto de adulto de megachile.

Aunque como decíamos, poseen hábitos solitarios, pueden establecer agregaciones y asociaciones comunales muy frecuentemente, lo que facilita su uso para que actúen como polinizadores en cultivos como frutales y alfalfa.  Incluir en las lindes trozos de cañas a modo de "hotel de insectos", así como disponer en las lindes plantas como menta o la propia glicinia, pueden favorecer la aparición de estos insectos que se ven en las hojas de estas plantas, una materia prima esencial para hacer sus nidos.

Rhodanthidium sticticum buscando el acceso a su nido ubicado en suelo.

Licencia Creative Commons Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

1 comentario:

  1. Ahí os dejo una entrada sobre la cortadora de hojas, espero os gusten las fotos.

    ResponderEliminar