Nº de Visitas

sábado, 6 de febrero de 2016

FAMILIA SPHECIDAE

DESCRIPCIÓN:  Familia Sphecidae (Esfécidos).
En esta nueva entrada que nos ocupa, describiré una de las familias de himenópteros en la que todos sus componentes son grandes cazadores de larvas o insectos adultos.  Concretamente me refiero a la familia Sphecidae, que darán buena cuenta -entre sus innumerables capturas- de muchos de las insectos plagas de nuestros cultivos contribuyendo a engrosar nuestra particular lista de Fauna Auxiliar, y recomendando desde aquí su fomento en el agroecosistema.

Ammophila sabulosa sobre olivarda, es una especie distribuida por toda la península ibérica.
Estas avispas solitarias aliadas de nuestros cultivos y conocidas como esfécidos, emplearán su aguijón para inmovilizar a sus víctimas sin matarlas, adormeciéndolas para posteriormente ser almacenadas en su nido junto a un huevo que pondrán en su interior.  Sus puestas, irán separadas en diferentes celdillas junto a varias de sus víctimas apiladas vivas, de manera que no exista competencia entre sus hermanas que se alimentarán de ellas tras la eclosión del huevo.


De esta forma las larvas de nuestra protagonista, encontrarán comida fresca y a libre disposición nada más nacer.  Podemos pensar que esta familia de insectos poseen hábitos macabros, pero en el mundo de los insectos en general y entre los himenópteros en particular, esto es bastante habitual como bien sabéis.

Esfécido sobre flor de tomillo.
Las plantas aromáticas son una excelente elección










ESPECIE CONTROLADA:
De forma general, la familia que nos ocupa está constituida en su mayoría por depredadores generalistas que incluyen entre sus víctimas: arañas, coleópteros, dípteros, lepidópteros e incluso otros himenópteros (como es el caso de la avispa lobo que ya veremos).  Sin embargo y de forma general, se puede decir que encuentran una especial predilección por las larvas de lepidópteros y microlepidópteros, que como bien conocéis... son mayoritariamente los responsables de muchas de las plagas de nuestros cultivos, por lo que contar con sus servicios en nuestro agroecosistema se hace más que interesante.

Philanthus triangulum (avispa lobo, también llamada lobo de las abejas)
Sin embargo, existe una excepción a la norma dentro de esta familia que puede representar todo un inconveniente para un apicultor, me refiero a la avispa lobo Philanthus triangulum, que captura casi en exclusividad a las abejas domésticas (Apis melifera) de nuestras colmenas.  Por contra, vengo observando con menor frecuencia, que es una de las especies menos usuales entre mis escapadas al campo, sobre todo en la provincias de Sevilla, Huelva y Córdoba principalmente, condicionado posiblemente por la alteración de su hábitat.  De todas formas, el daño real que este depredador puede causar a una colmena, es muy escaso y máxime si su población está tan reducida como parece ser el caso.  Sin lugar a dudas, serán otros los responsables de la merma de población de nuestras abejas como son: los propios fitosanitarios (neonicotinoides), parásitos u otros depredadores más virulentos como la propia varroa, que los que pueda ocasionar estos esfécidos cada vez menos frecuentes de donde la amplia mayoría de especies tal como venimos diciendo, no se van a fijar en nuestras colmenas sino por el contrario, contribuirán activamente a paliar las posibles plagas de nuestros cultivos.

Imago de avispa lobo sobre menta.
Detalle de las antenas de la Philanthus triangulum, un esfécido cada vez menos frecuente.
Como curiosidad de la avispa lobo, comentar que se ha descubierto recientemente que son los adultos de estas avispas los que colocan entre los capullos de sus larvas, unas bacterias (Streptomyces sp.) capaces de emitir sustancias antibióticas con objeto de defenderlas ante posibles infecciones.  Estos antibióticos naturales, se encuentran ubicados en unas glándulas situadas en sus antenas especializadas donde, tal y como afirman un grupo de investigadores alemanes y estadounidenses, existe una relación simbiótica entre el insecto y la bacteria antibiótica que se remonta a tiempos pretéritos (Cretácico).

BIOLOGIA:
El dimorfismo sexual en esta familia de avipas de forma general, es prácticamente inexistente presentando en ambos sexos un aspecto similar, de parecido tamaño en alas y destreza en el vuelo.  En cuanto a su tamaño se refiere, podemos distinguir dos grandes tipos de esfécidos:  por una parte unos grandes, de unos 3 cm de longitud colores anaranjados y negros y abdomen alargado con patas largas donde se incluyen géneros como Ammophila, Sphex, Podalonia y Sceliphron, y otros grupos habitualmente más pequeños de cuerpo más robusto y generalmente de colores amarillos y negros, en los que se encuentran las avispas escavadoras con géneros como: Stizus, Cerceris, Bembix, Oxybelus o el propio Philanthus como ya adelantábamos.

Salvia officinalis a la izquierda y Thymbra capitata  a la derecha del esfécido.
Las aromáticas fundamentales para contar con su presencia.

MEDIDAS PARA FAVORECER SU PERMANENCIA EN NUESTRO AGROECOSISTEMA:
La presencia de flores, al precisar el adulto polen y néctar para alimentarse, son fundamentales para estos depredadores y polinizadores.  En este sentido las aromáticas como el romero, la menta, la salvia entre otras... son extraordinarias para atraer a estos aliados.  El diseño de estrategias que contengan floraciones escalonadas, son más que recomendables para contar todo el año con la existencia de flores en nuestro agroecosistema y por ende, nuestros esfécidos podrán desarrollar todo su ciclo vital en ella sin necesidad de emigrar a otro sitio en busca de alimento.  Recordar que su labor depredatoria, es debida a su dieta pedotrófila es decir, para alimentar a su prole pero que es necesaria igualmente la presencia de polen y néctar para la alimentación del propio imago.

El género Ammophila sp, son del grupo de los grandes esfécidos de  unos 3 cm de longitud.
Nuestro esfécido como esta Ammophila sabulosa, escavará su nido en el suelo para nutrirlo con varias víctimas aletargadas que servirán  de alimento a su descendencia.

Detalle de la Ammophila sp excavando en la arena para hacer su nido.
Es por tanto, que los suelos arenosos también van a favorecer su presencia.  Sin embargo, no sólo en este tipo de sustratos pueden realizar sus nidos nuestros esfécidos, ya que existen especies que utilizarán barro, restos de cosechas, pastos con médula blanda o los propios troncos para la construcción de los mismos.

Tallos o restos de cosecha, pueden resultar idóneos para la puesta de algunas especies de esfécidos.
Licencia Creative Commons Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

5 comentarios:

  1. En esta nueva entrada de Fauna Auxiliar, describiré una de las familias de himenópteros en la que todos sus componentes son grandes cazadores de larvas o insectos adultos. Espero sea de vuestro interés.

    ResponderEliminar
  2. Además de las plantas que nombras, hay una muy interesante para estas especies, Es el hinojo, que mantiene su floración durante todo el verano, cuando las demás están agostadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intentaré dedicarle una entrada al hinojo, recientemente incluí la visnaga como recordaras, planta muy atrayente también para estos insectos y como sabes de la misma familia que el hinojo. Pero me tomo nota. Gracias por el comentario y un saludo.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Gracias Pedro a ti también, por leerlo y dejar el comentario.

      Eliminar