Nº de Visitas

jueves, 1 de febrero de 2018

FAMILIA ICHNEUMONIDAE

DESCRIPCIÓN:
Como recordaréis empezamos este año dedicando una entrada a la segunda familia de himenópteros más diversa de su orden, al hablar por aquel entonces de los bracónidos.  Pues bien, en esta ocasión me referiré a la familia más diversa de toda la orden Hymenóptera y también una de las más diversas en la clase Insecta es decir, la familia Ichneumonidae.

La familia de estos insectos contiene más especies que todos los grupos de vertebrados juntos.
Debemos tener presente que hasta el momento, se estiman en todo el mundo más de 100.000 especies pertenecientes a esta familia, y más de 35.000 para la región neotropical (Gauld et al., 2002).  Esta prolija familia contiene más especies que todos los grupos de vertebrados juntos (Townes 1971b).  Precisamente por esta diversidad, es por la que prefiero centrarme en insectos concretos, para hablar de una familia tan diversa como esta.  En esta ocasión,  me centraré en un icneumónido de la subfamilia Thryphoninae no muy conocido, y que recientemente me preguntó algún seguidor de este blog sobre él y su aspecto, concretamente el insecto al que me refiero es el Diplazon laetatorius F. protagonista de las siguientes fotos.

Hembra de Diplazon laetatorius

ESPECIE CONTROLADA:
Este insecto cosmopolita es un endoparasitoide, que suele regular poblaciones de larvas de dípteros, coleópteros y lepidópteros (YU et al., 2005). Una vez realizado el acoplamiento entre los imagos, la hembra fecundada inicia la búsqueda de larvas de coleópteros, lepidópteros o algún sírfido para realizar su labor parasitoide, pudiéndose comportar en algunas ocasiones por tanto, como una especie depresora del control biológico de áfidos al poder parasitar a los citados sírfidos.

Detalle de las características patas posteriores con la coloración negra y blanca de Diplazon laetatorius
Una vez "inyectados" subcutáneamente sus huevos, generalmente en la parte posterior del cuerpo de la larva hospedante, eclosionarán en el interior de su futura víctima que mantendrá con vida hasta finalizado su desarrollo.  Es fácil identificar si la larva hospedante ha sido parasitada, puesto que presentará una apariencia más inflada y con una coloración más oscura que las sanas.  Esta se mantendrá con vida en la pupa de su hospedante, hasta que emerja el adulto con aspecto de avispa a través de un orificio ovalado.


BIOLOGÍA:
El adulto tal como podéis ver en la foto, es de coloración general oscura siendo las patas anteriores y medias amarillas y rojizas, en tanto que las posteriores son manchadas en negro y blanco.  Este insecto de pequeño tamaño, que ronda entre los 6,5 a 7 mm. de longitud, posee una una expansión alar de 13 a 14 mm. siendo ligeramente más grandes las hembras que los machos, como suele ser habitual por otra parte en el mundo de los insectos.  Los adultos de estos insectos, no son muy buenos voladores pudiendo ser observados fácilmente si no fuese por su pequeño tamaño y mi incipiente presbicia.

Detalle de sus largas antenas de Diplazon laetatorius no geniculadas.
Podemos observarlos durante los días soleados entre la media mañana y primeras horas de la tarde.  En lo que se refiere a su apareamiento, destacar que el macho se posiciona sobre la hembra quedando ambos con la frente dirigida hacia la misma dirección, este proceso tiene una duración de un minuto aproximadamente, siendo rápidamente interrumpido si los insectos son molestados por algún "paparazzi".


MEDIDAS PARA FAVORECER SU PERMANENCIA EN NUESTRO AGROECOSISTEMA
Este insecto es muy sensible a fitosanitarios y por tanto su manejo es fundamental para contar con su presencia.  En estado adulto le gusta alimentarse entre especies de leguminosas, sobre todo del género de los tréboles (Medicago spp), durante las primeras horas del día.

Medicago spp.
La hembra de este insecto una vez fecundada, deambulará nerviosamente por aquellas especies vegetales donde se encuentren los potenciales hospedantes de su prole.  Por tanto, las crucíferas como la lobularia de las que ya hablamos en anteriores ocasiones, también representa una buena alternativa para conseguir la permanencia de nuestro icneumónido, no por su aporte alimenticio al adulto, sino para el desarrollo de su descendencia. Conviene recordar que esta especie vegetal atraía de forma poderosa a los sírfidos.  En definitiva poner aquellas plantas adventicias o incluso policultivos compatibles, es una opción para atraer nuestra fauna auxiliar.

Licencia Creative Commons Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.