Nº de Visitas

miércoles, 9 de enero de 2013

FAMILIA TAQUINIDAE

DESCRIPCIÓN:
Englobados dentro de la orden díptera (insectos con sólo dos alas), se encuentran los llamados taquínidos, una de las familias más extensas y cosmopolitas de la clase insecta.   Esta familia, presenta una gran variabilidad de especies con diversos tamaños y colores, caracterizada principalmente por la presencia de unos pelos gruesos (cerdas) ubicados al final del abdomen que la hace facilmente indentificable.  Sin embargo, precisamente a la variabilidad que muestra la familia, en algunas especies pueden incluso carecer de estas cerdas aunque no es lo habitual.
  
Tachina magnicornis
ESPECIE CONTROLADA:
A pesar de esta heterogeneidad que presenta esta familia, todos sus miembros comparten unos hábitos parasitoides que en estado larvario se comportan como endoparásitos de potenciales plagas como: chinches, mariposas y escarabajos principalmente.  Es por ello, que la presencia de esta familia de moscas, resulta de gran utilidad para nuestro agroecosistema realizando labores de polinización, (alimentándose en estado adulto de polen y néctar), así como de regulación de poblaciones  de insectos plagas, al necesitar parasitarlos para cumplir todo su ciclo vital.  Es pues, su larva una vez introducida en el cuerpo de su víctima, la que ocasionará los daños alimentándose de órganos no vitales del huésped, hasta que se encuentre lo suficientemente desarrollada para realizar su metamorfosis completa una vez en suelo, y tras provocar la muerte al hospedador al salir del mismo.

Nezara viridula sobre hoja de cítrico, donde se aprecia un huevo de
Taquínido preparado para eclosionar e introducirse en el interior del chinche.
BIOLOGÍA:
Los taquínidos, presentan varios métodos de parasitismo en función de la especie. Existen algunas, que adhieren sus huevos directamente sobre sus huéspedes como por ejemplo el taquínido Trichopoda pennipes, y otras por el contrario prefieren depositar sus pequeños huevos sobre las plantas favoritas de sus potenciales víctimas, que al ser ingeridas por estas durante su alimentación, aseguran su parasitismo.   No obstante, también existen otras especies en las que la hembras adultas clavan sus ovopositores directamente sobre su presa, causando un daño extra al huésped que verá menguada sus funciones vitales, hasta provocarle finalmente la muerte.

MEDIDAS PARA FAVORECER SU PERMANENCIA EN NUESTRO AGROECOSISTEMA:
La presencia de flores y néctar, son esenciales para la alimentación de los adultos de taquínidos por lo que el uso de setos, el manejo de cubiertas vegetales, abonos verdes, etc, hacen unas prácticas adecuadas para la presencia de esta familia cosmopolita de moscas, que podemos encontrar sin dificultad en nuestra zona mediterránea. 

Cópula de taquínido.

La molesta "Paulilla verde o hedionda" (Nezara virudula), de origen africano y presente en todos los continentes, es sobradamente conocida por los daños ocasionados  en nuestras hortícolas, que al ser dañadas emiten una mezcla de sustancias volátiles que atraen al parasitoide.  Es decir, son las plantas las que "llaman" al taquínido advirtiendo de la presencia del fitófago. 

Nezara virudula  presenta una coloración verde, pero pueden
 cambiar a tonalidades más oscuras (como en la foto) en condiciones
de temperaturas bajas o fotoperiodos cortos. 
Se observa un huevo de taquínido sobre el escudete de la chinche
que será parasitada tras la eclosión del mismo.
Por tanto, se puede afirmar que los taquínidos mantienen a raya las poblaciones de chiches, comportándose como magníficos aliados del agricultor, pudiendo observarse casos de superparasitismo al encontrar varios huevos de taquínidos en un mismo individuo, aunque sólo uno de ellos llegará al estado de pupa. 
Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

4 comentarios:

  1. Os dejo una de taquínidos, espero os guste.

    ResponderEliminar
  2. Toda cosa que pueda ser comida, será comida... Eso afirmaba mi profe preferido de Protección Vegetal: Eduardo Gallego, creo recordar que era su nombre...
    Los insectos nos enseñan esto todos los días... y poco a poco, tu blog nos va presentando a cada uno de estos "carnívoros"...
    Sólo puedo decir que enhorabuena y sigue así... Con tranquilidad y a buen ritmo, sin pausa pero sin prisa... como decimos por el Este andaluz...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gardier, a ver si entre todos contribuimos en mejorar la "miopía ecológica" de algunos que se empeñan en matar todo bicho viviente. Un saludo y gracias nuevamente por el comentario.

      Eliminar
  3. pedazo de blog! me encanta!

    Gracias por divulgar este tipo de información, un saludo



    ResponderEliminar