Nº de Visitas

martes, 21 de julio de 2015

FAMILIA SPHINGIDAE

Macroglossum stellatarum. Mariposa colibrí.

DESCRIPCIÓN:
Dentro del mundo de los insectos, y con permiso de los escarabajos que engloban al mayor número de especies conocidas, son las mariposas las que le siguen en representatividad. Existen unas 165.000 especies de lepidópteros divididos en 127 familias, la mayoría de los cuáles, poseen hábitos nocturnos (polillas, esfinges y pavones) y sóla una pequeña minoría con colores más vistosos realizan su actividad durante el día.

Mariposa colibrí donde se aprecia su larga glosa libando en flor de romero.

Precisamente, muchas de las mariposas no suelen considerarse como aliadas de los agricultores, pues sus larvas como sabéis y dependiendo de la especie, pueden ser devastadoras para algunos cultivos.  El poseer, en estadios inmaduros, un aparato bucal masticador y la concentración de sus puestas en un paquete de huevos en la misma planta, hacen que puedan comportarse como una plaga  potencial.  Es por este hecho, por el que podemos cuestionar la idoneidad de incluir la Orden Lepidóptera en este vuestro blog.

Sin embargo, hoy le dedicaremos este "post" a un lepidóptero excepcional, que aunque pertenece al grupo de las mariposas nocturnas sólo vuela durante el día, polinizando sin descanso mucho de nuestros cultivos y no agrupando sus huevos en una misma puesta.  Es precisamente por todo ello, por lo que bien merece engrosar nuestra particular lista de fauna auxiliar.  Me refiero a la mariposa colibrí Macroglossum stellatarum, que debe su apodo al frenético batir de alas, apenas perceptible a simple vista, semejante al de los colibríes con su incansable devenir de flor en flor para alimentarse de néctar con su larguísima espiritrompa.  Su espectacular glosa, puede llegar a medir hasta dos veces la longitud de su cuerpo y presta el nombre al género de la especie que nos ocupa, Macroglossum sp.

Detalle del ojo que le dota de un extraordinario sentido visual y gran destreza en el vuelo.

ESPECIE CONTROLADA:
Por seguir la estructura del blog hablamos de especie controlada, sin embargo, en esta ocasión como decíamos, su aportación se centra en su extraordinaria labor como polinizador apoyada por su gran capacidad visual, no actuando sobre ninguna otra especie como depredador o parasitoide como en otras entradas, pero que por contra, y al diseminar sus huevos de uno en uno, no suele comportarse como plaga de ningún cultivo como otras mariposas de su misma familia.

Mariposa colibrí calentándose a primeras horas de la mañana.

Como decíamos, este insecto basa su labor polinizadora apoyada en su extraordinaria agudeza visual, siendo capaz de diferenciar colores (Kelber, 1996) y acompañada por una sorprende capacidad  nemotécnica. Ya que se ha demostrado desde hace varias décadas, que visitan los mismos grupos florales todos los días aproximadamente a la misma hora (Pittaway 1993, Heinig 1981, 1984).

La lobularia también es una planta elegida para la puesta de la mariposa colibrí,
por el parecido que poseen  sus semillas a sus huevos que confunde a potenciales depredadores.

BIOLOGÍA:
Aunque es una especie migratoria que vive en el sur de Europa, norte de África, centro de Asia, e India , en nuestra zona mediterránea puede pasar el invierno en estado adulto, entrando en semidiapausa en los días con bajas temperaturas, activándose sólo para alimentarse cuando las condiciones meteorológicas le son más favorables.  Otras especies sin embargo, deciden migrar como decíamos en la época estival a centroeuropa o incluso otras, deciden pasar el invierno en el norte de África.

Detalle de su larguísima espiritrompa enrollada.

La hembra de nuestra protagonista de hoy tras la cópula, realiza de dos a cuatro puestas anuales llegando a poner hasta 200 huevos en cada una.  Estas puestas se alargan en el tiempo, pues la hembra sólo pone un huevo por flor (a diferencia de muchos lepidópteros causantes de plagas), y que tras pasar una semana, darán lugar a unas larvas de color verde con un típico cuerno en la parte trasera de su cuerpo, característico de esta familia. La larva una vez salida del huevo, estará durante unos veinte días alimentándose de la planta hospedante hasta pupar y realizar su metamorfosis a imago.

Detalle de sus largas antenas engrosadas.

MEDIDAS PARA FAVORECER SU PERMANENCIA EN NUESTRO AGROECOSISTEMA
Generalmente el uso de plantas del género Galium sp, Rubia sp, Stellaria sp , Asperula sp, Buddleja sp, Centranthus sp, Verbena sp, Echium sp, Stachys sp, Scabiosa sp, son buenas opciones para atraer su presencia, pues el parecido de sus huevos de forma esférica de color verde pálido brillante, son similares a los botones florales de dichas plantas, lo que les hacen pasar desapercibidos ante posibles depredadores y por tanto, son elegidas por las hembras para sus puestas.

Macroglossum stellatarum sobre Alyssum maritimun.
Generalmente plantas con largos capítulos florales como el romero, verbenas, madreselvas, lantanas son idóneas para contar con su presencia en nuestra parcela. A buen seguro, disfrutaremos observando su perfecto dominio del vuelo: avanzando, retrocediendo e incluso parándose en pleno vuelo como si un colibrí se tratase, siendo sencillamente hipnotizador verlas alimentarse.
Licencia Creative Commons Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

3 comentarios:

  1. Espero sea de vuestro interés esta nueva entrada, está vez de un lepidoptero muy particular.

    ResponderEliminar
  2. Y tanto que es particular este bicho. Nunca me lo he encontrado en mis andaduras por el campo almeriense. Y por lo que veo, parece más un insecto que puedes encontrarte con mas fortuna en el campo que en los invernaderos. LO maravilloso de la naturaleza es que animales que, por pertenecer a la familia a la que pertenecen, deberían ser plagas, no lo son, si no todo lo contrario
    Gardier

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gardier por pasar por aquí. Un saludo y espero que tengas algunas vacaciones por disfrutar..

      Eliminar