Nº de Visitas

sábado, 31 de mayo de 2014

FAM. COMPUESTAS

DESCRIPCIÓN:
La Jacobaea maritima, conocida con anterioridad como Cineraria marítima, es una especie perteneciente al género Jacobaea s.p dentro de la familia Asteracea (Compuestas),  muy abundante en nuestra zona mediterránea donde este género, consta de algo más de 2.000 especies de distribución cosmopolita.

Detalle de la flor compuesta de la cineraria.

Conocida también con nombres como: cineraria gris, cenicienta, cineraria de mar, senecio cineraria, entre otros..., esta planta identificable fácilmente por el color ceniza de su hojas origen de su nombre latino (cineraria), posee un aspecto monocromo que le confiere una apariencia pretérita sólo rota, a finales de primavera, por su intensa floración amarilla irresistible para innumerables insectos.

Detalle de la pilosidad blanquecina de la hoja de la cineraria.


RECOMENDACIONES PARA SU MANTENIMIENTO:
Se trata por tanto, de una planta muy rústica que crece en cualquier tipo de suelo, mostrando especial predilección por los suelos ligeros (arenosos) y una cierta sensibilidad al encharcamiento.  Pueden llegar ha prosperar cerca del mar tolerando bastante bien tanto la salinidad como la sequía, así como las bajas temperaturas de hasta -10 ºC.

Espectacular colorido intenso de las flores de Jacobaea maritima
Aunque prefiere altas exposiciones al sol y es considerada como una planta heliófila, puede vivir también en semisombra perfectamente en detrimento en este caso, de su abundante floración.   En cuanto a su reproducción, se puede realizar fácilmente por semillas o vegetativamente por esquejes, debiendo realizar estos últimos después de la floración.

Multitud de lepidópteros como esta Zigena sp,
 se encuentran especialmente atraídos por la cineraria.
Heteróptero sobre flor de cineraria.










RELACIÓN PLANTA-ARTRÓPODOS:
Florece a finales de primavera - principios de verano a pleno sol, apareciendo flores de un color amarillo intenso agrupadas en ramilletes que producen gran cantidad de néctar que atraen a numerosos insectos, sobre todo polinizadores como: abejas, sírfidos o mariposas.  Por tanto, esta planta se presenta como un aliado más, para aquellos cultivos que necesitan de los favores de estos polinizadores, recomendando el intercalado entre ellos de algunos ejemplares de la protagonista de nuestro post.

Capítulos florales justo antes de abrir.

APLICACIONES PARA EL AGROECOSISTEMA:
Como veníamos diciendo su alta concentración de néctar, la hace especialmente recomendable en nuestro agroecosistema actuando como surtidor de alimento para nuestra fauna auxiliar, pero no sólo a polinizadores como decíamos, sino también, a todo tipo de depredadores polífagos como los propios coccinélidos o véspidos como el de la foto.

Véspido alimentándose sobre flor de cineraria.

Además, el uso de estas plantas como extracto o abono verde, ha resultado ser satisfactorio para el control de nematodos fitoparásitos tal como se desprende de estudios como los de  Sasanelli y Addabbo (1993). 

Aspecto de la cineraria antes de la floración.
Igualmente digno de mención, es su uso en ganadería ecológica como terapéutica homeopática, empleándose para el tratamiento de problemas de irritación ocular del ganado, al poseer una alta concentración de alcaloides pirazolínicos como: seneciona, senecifilina y jacobina.




Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

3 comentarios: