Nº de Visitas

sábado, 26 de octubre de 2013

FAMILIA SCYTODIDAE

DESCRIPCIÓN:
Scytodes thoracica, "Araña escupidora".
Sólo por la particular forma de caza de este arácnido, bien merece la pena dedicarle una entrada en el blog engrosando nuestra particular lista de fauna auxiliar.   Su fascinante técnica de caza de la que hace gala, acompañada de su aspecto inusual, la hace fácilmente identificable entre los arácnidos.

Scytodes thoracica, detrás se observa un pupa de Ceratitis. sp.

Este escitódido originario de nuestra zona mediterránea,  posee sólo tres pares de ojos y a diferencia del resto de arañas, dispone de unas glándulas venenosas altamente especializadas y separadas en dos secciones, de manera que la más pequeña de ellas se encarga de producir veneno, mientras que la más grande, fabrica la seda que lanzará a modo red cuando realiza su ataque.  Esta seda que "escupe" a corta distancia, está compuesta por una trama de pequeños hilos pegajosos entrecruzados en forma de zigzag, que usa para inmovilizar sus presas a distancia, a la espera de su aproximación final para asestar su picadura mortal.  Esta araña de hábitos nocturnos y movimientos lentos, no fabrica las telas al uso que nos tienes acostumbrados la mayoría de arácnidos, sino que lanza su red como si de un gladiador se tratara con una rapidez pasmosa.



ESPECIE CONTROLADA:
Reducen el número de moscas y pequeños mosquitos, impidiendo que proliferen sus colonias.

El desplazamiento lento de la Scytodes. sp. es característica
Por tanto, un aliado más para la regulación de la Ceratitis capitata y/o la Bractocera oleae, especies de dipteros plagas que afectan como bien sabéis, a la fruta y a la aceituna respectivamente.  Cuando pretendemos luchar contra una plaga concreta, nos empeñamos en buscar un insecto específico antagonista que la deprede o parasite.  En la mayoría de los casos esto no es así, existen innumerables artrópodos generalistas que realizan una labor encomiable para la regulación de las plagas, y lo interesante es conjugar los máximos posibles en el agroecosistema.  Este es el caso de nuestro depredador generalista que nos ocupa hoy, que no debemos verlo como la solución a una plaga, sino como un aliado más que contribuye a su reducción, y/o mantenerla en un umbral poblacional que nos permita la actividad agraria.


BIOLOGÍA:
Este arácnido con una típica silueta en su prosoma similar en tamaño a su abdomen, alcanza una longitud corporal total de entre 4-6 mm, pudiéndose encontrar en forma adulta durante todo el año.  Su color amarillento con manchas negras al igual que su tamaño, es común entre machos y hembras no existiendo un claro dimorfismo sexual, (aunque el macho es ligeramente más pequeño).
Scytodes sp. sobre equinacea emitiendo
un hilo de seguridad.

Su principal diferencia, es que el macho posee unos órganos copuladores muy llamativos, los bulbos en el tarso de los palpos consistentes en una parte esférica que termina en un largo y fino hilo.  Antes del apareamiento, el macho teje una especie de saquito corto que coloca debajo del órgano sexual, desde donde deja caer una gota de esperma. Posteriormente se aproxima a la hembra y tras un breve cortejo se asegura de que la hembra está receptiva, levantando el prosoma para que el macho se pueda deslizar por debajo para introducirle ambos bulbos en sus orificios sexuales de la hembra.  La hembra una vez fecundada transportará su huevos en un pequeño ovillo de seda hasta poco antes de que las ninfas eclosionen.
Scytodes thoracica en placa de petri.

MEDIDAS PARA FAVORECER SU PERMANENCIA EN NUESTRO AGROECOSISTEMA:
Estos arácnidos en nuestra zona mediterránea son muy comunes, pudiéndolos encontrar bajo las piedras e incluso en nuestras propias casas, donde encuentran una excelente fuente de calor.  Sus hábitos nocturnos, hacen que pasen desapercibidos para nosotros en la mayoría de los casos, no debiéndoles temer en  un hipotético encuentro, ya que son inofensivos para el ser humano.  Por tanto, disponer de un pequeño rocódromo en nuestro agroecosistema, no deja de ser una magnífica idea para  promover la permanencia de todos aquellos artrópodos que buscan refugio durante el día, y basan su actividad en la nocturnidad, como es el caso de nuestra protagonista.  Para todos ellos, deberemos pensar en un espacio con baja presión humana, reservando aquellos lugares donde no removamos el suelo de forma continuada.

Scytodes sp, encontrada bajo una roca y que escapa al  haber sido molestada .


Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

9 comentarios:

  1. Aquí os dejo un nueva entrada del blog Fauna Auxiliar, esta vez sobre un arácnido que tiene una peculiar forma de cazar, espero sea de vuestro interés.

    ResponderEliminar
  2. Por supuesto que es de nuestro agrado....
    Nos sirves estos estupendos platos espaciadamente, para una buena digestión...
    Gracias

    ResponderEliminar
  3. A ver si me hago un pefil de esos de google....

    ResponderEliminar
  4. Gracias a tí siempre es gratificante saber que alguien te lee

    ResponderEliminar
  5. Bueno, seguro que muchos más te leen.
    Podrías, de algún modo, enlazar en otras páginas como las de Homo agricola y verías como tus visitas crecerían..
    Podrías hablar con ellos o simplemente, avisar que hay una nueva familia o entrada en tu blog escribiendo un comentario

    ResponderEliminar
  6. Te leemos y recomendamos tu blog muchos, aunque no nos dejemos ver todos. Gracias.

    ResponderEliminar
  7. Gran trabajo didáctico el que realizas. Enhorabuena por tu esfuerzo y gracias por compartir tu saber. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vosotros por seguir ahí, un saludo.

      Eliminar
    2. Gracias por la info, encontre varias en casa y me asuste pq tengo niños pequeños pero despues de leer me quedo mas tranquilo.

      Hay alguna forma de evitarlas sin dañarlas?

      Eliminar