Nº de Visitas

domingo, 31 de julio de 2016

FAMILIA CRABONINAE

DESCRIPCIÓN:
En esta ocasión dedicaré esta nueva entrada a una de las familias de avispas excavadoras con un gran actividad depredatoria, a la vez que ejercen una gran labor polinizadora para nuestros cultivos.  Por tanto, os propongo su inclusión en nuestra particular lista de fauna auxiliar al colaborar activamente a la captura de potenciales plagas, a la vez de contribuir a la fecundación de nuestro huerto.

Bembix oculata excavando su nido.
La familia a la que me refiero en este post, es la denominada familia crabonidae, y concretamente a la subfamilia Bembecinae donde los adultos del género Bembix sp, se caracterizan por poseer piezas bucales y labro ("lengua") extremadamente alargados, motivo por el que en algunas zonas se las conoce como "avispas de lengua larga".  Estos himenópteros se alimentan del néctar de flores de la familia de las compuestas como Tanacetum vulgare, o de la familia de las labiadas como todas las especies del género Mentha sp u otras familias de plantas como leguminosas, rutáceas o umbelíferas entre otras. Debido a la gran pilosidad del cuerpo de nuestra protagonista, puede transportar el polen que se queda adherido a sus pelos facilitando la polinización mientras se alimenta, dando cumplimiento a ese acuerdo tácito, suscrito desde hace más de 100 millones de años entre la planta y el insecto.

Detalle de pilosidad del cuerpo del Bembix sp.
Sin embargo estas avispas de hábitos solitarios, depredan a otros insectos a los cuales transportan hasta su nido para que sirvan de alimento a sus larvas (lo que se conoce como dieta pedotrófila) y por tanto, de gran interés para el agricultor/a ecológico al encontrar un aliado más, a su particular forma de regular poblaciones de ciertos insectos, que pueden ser objeto de potenciales plagas.

Se vale de sus patas delanteras para excavar en la arena.

ESPECIE CONTROLADA:
Es en verano cuando los adultos de estas avispas, realizan su labor depredatoria de otros insectos alados (principalmente) y de menor tamaño que cazan en pleno vuelo. Principalmente entre sus víctimas se encuentran moscas y homópteros de pequeño tamaño como: minadores, mosca blanca, mosquitos e incluso pequeños microlepidópteros.



BIOLOGÍA:
Prácticamente la mitad de las especies de esta familia, excavan sus nidos en el suelo como la protagonistas de nuestras fotos del género Bembix sp.  La otra mitad en cambio, nidifican en madera o en tallos de plantas, como Lesticia Clypeata y las especies del género Ectemnius sp.  Pero todas ellas, tal como decía, son avispas solitarias cuya hembras depredan a otros insectos que serán transportados a sus nidos excavados en la arena y que servirán de alimento a su prole, mientras han sido adormecidos con el aguijón de sus madres.


Vuelan durante el periodo estival en un continuo ir y venir de nuestro huerto de verano, que alternan con el trabajo de excavar una galería en la arena que le servirá de nido, para lo cual, se valen de sus potentes patas para retirar la arena y confeccionar un complejo de galerías que pueden llegar hasta un metro de profundidad.  Es precisamente en esos túneles, donde realizarán sus puestas y que tras la eclosión de sus huevos, alimentará en el transcurso de las siguientes semanas de forma incansable con una gran cantidad de insectos.  Las voraces larvas deben ser abastecidas continuamente con alimento fresco, para lo cual la hembra no cierra el nido durante su desarrollo, tal como ocurre con otras familias de avispas como por ejemplo la de los esfécidos descritas en anteriores entradas, por lo que son objeto de potenciales depredaciones de arañas u ataques de ácaros parásitos.


MEDIDAS PARA FAVORECER SU PERMANENCIA EN NUESTRO AGROECOSISTEMA:

Debido a su forma de nidificar de la mitad de las especies de esta familia, el manejo del suelo se hace fundamental para contar con la presencia de estos aliados.  La presencia de suelos arenosos y sueltos, se hace fundamental, así como la ausencia de labor de estos. Por tanto, como estrategia es dedicar un pequeño espacio en nuestro agroecosistema de un pequeño aranero, que mantendremos sin tocar durante la época veraniega y que servirá sin duda de sustrato para cerrar el ciclo vital de esta avisa excavadora, un miembro más de nuestra fauna auxiliar.

Detalle del abdomen de Bembix sp. introducido en la arena mientras excava su nido.

Licencia Creative Commons Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

1 comentario:


  1. Os dejo la última entrada del Blog Fauna Auxiliar, esta vez dedicado a una de las avispas excavadoras de nuestra zona mediterránea, que además de polinizar incansablemente, depredan insectos potenciales plagas para nuestros cultivos. Espero os gusten las fotos. Felíz Verano.

    ResponderEliminar