Nº de Visitas

domingo, 25 de noviembre de 2012

FAMILIA THOMISIDAE

Son los arácnidos pertenecientes a Clase Arachnida, englobados en la Orden Araneae y pertenecientes a la Familia Thomisidae.  Poseen más de 3.000 especies conocidas, pudiéndolas encontrar en prácticamente toda Europa sin dificultad.  Son denominadas Arañas cangrejos, apelativo atribuido por el largo tamaño de los dos primeros pares de patas y a su capacidad para desplazarse lateralmente a modo de cangrejo. Estos arácnidos, poseen un veneno poderoso que utilizan para paralizar a sus víctimas a las que  posteriormente extraen todos su jugos vitales de los que se alimentan.


 DESCRIPCIÓN.
El carácter generalista de los arácnidos, no hace distingos
entre fauna auxiliar o plaga, como podemos ver en este
 Thomisus onustus, que ha capturado
a un incauto Syrphido.
Son excelentes cazadores, representando a una de las familias de arácnidos que se sirven de un camuflaje perfecto y de una infinita paciencia (suele permanecer varios días en una misma flor), para acechar a distintas especies de insectos, antes de lanzarse directamente sobre la presa. Pese a que no tejen seda para cazar, pueden utilizarla para cerrar algunos pétalos de las flores que ocupan, usado como escondite para cazar al acecho, o incluso es utilizada en los días de viento, a modo de paracaídas y ahorrar energía en desplazamientos.  Sus cuatro pares de patas, se distribuyen en: unas cortas, posteriores que le sirven para agarrarse al sustrato, y los dos primeros pares anteriores (mucho más largos) que son usados a modo de cepo para agarrar a los incautos visitantes florícolas con sorprendente velocidad, al tiempo que a través de sus quelíceros, inyecta una potente neurotóxina que paraliza a su víctima, que junto con su saliva, actúa de anticoagulante ayudando desde el primer momento a la predigestión del insecto, que es licuado por dentro.

Algunas especies del género Misumena sp, pueden incluso cambiar de color en función de la flor donde se ubique, cualidad esta reservada sólo a las hembras adultas que pueden llevar a cabo este proceso activo de mimetismo, que tarda un par de días en completarse.

Thomisus onustus sobre menta capturando a díptero
Las investigaciones realizadas sugieren que dicho camuflaje posee una doble función, por un lado convierten a las arañas en difíciles de detectar para sus depredadores potenciales, pero en cambio, esa misma estrategia de adoptar el mismo color de la flor donde se encuentran, actúa como estímulo irresistible para sus presas (generalmente insectos con vision ultravioleta) con consecuencias faltales para las mismas.

BIOLOGÍA.
Las arañas adultas aparecen en primavera desde mayo hasta finales de verano. Los machos, de tamaño mucho menor, se aparean con las hembras a comienzos de verano y pasan un tiempo sobre el abdomen de la hembra, del cual cuelgan boca abajo durante el apareamiento. El saco de huevos se oculta entre las hojas, a las cuales se pega usando seda. Su descendencia inmadura pasa el invierno en la hojarasca del suelo y alcanzan la madurez al año siguiente, de ahí la importancia en el manejo del suelo.

ESPECIES CONTROLADAS.
Son artrópodos generalistas, por lo que no hacen distingos en el tipo de insectos que capturan, principalmente entre sus presas más comunes destacan los lepidópteros (mariposas), así como cualquier avispa o mosca, como el sírfido descuidado que podemos apreciar en la foto:


MEDIDAS PARA FAVORECER SU PERMANENCIA EN NUESTRO AGROECOSISTEMA.
Como cualquier arácnido, son excelentes bioindicadores denotando su simple presencia, la calidad del agroecosistema donde se encuentran.  Fomentando pues, el uso de cubiertas vegetales así como el adecuando manejo del suelo con un laboreo moderado, podemos contribuir con la permanencia de estos artrópodos en el agroecosistema, ya que suelen refugiarse y criar en grietas o bajo la hojarasca.  Fomentar el uso de cubiertas con abundante floración, de manera que se vaya sucediendo junto a la floración del propio cultivo, son técnicas muy recomendables. Dedicar en los límites de la parcela, pequeños núcleos especialmente localizados, setos, el uso de aromáticas, etc., pueden ser estrategias recomendables para la permanencia de estos arácnidos.
Thomísido capturando a la Mariposa africana o taladro
del geraneo Cacyreus marshalli.
Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

No hay comentarios:

Publicar un comentario