Nº de Visitas

miércoles, 14 de noviembre de 2012

FAMILIA SYRPHIDAE

Las moscas con apariencia de avispas: Pese a su alimentación florícola durante su fase adulta, es en su fase larvaria cuando ejercen su función más directa frente al insecto plaga, al presentar una voracidad extraordinaria frente a áfidos (pulgones) principalmente. En su fase adulta desarrollan una labor inestimable como polinizadores.

Sphaerophoria scripta sobre borraginácea.
DESCRIPCIÓN:
Sírfidos es el nombre como se conoce la familia Syrphidae, dentro de los artrópodos de la clase Insecta y la Orden díptera (con sólo dos alas). En definitiva, son moscas cuyo control excepcional y maniobrabilidad del vuelo, junto con su predilección en fase adulta de polen, confieren a este insecto la cualidad de ser considerado uno de los mayores polinizadores de nuestros campos. Si a esto le unimos la extraordinaria voracidad de sus larvas apodas, por los molestos pulgones, hacen de este insecto un excelente aliado para nuestro agroecosistema. Su camuflaje de color rayado, no es casualidad, le sirve para disuadir a cualquier depredador de la potencial peligrosidad que indican sus colores (amarillo y negro).

Eupeodes corollatus
Este código que en la naturaleza equivale a peligro es realmente fachada, ya que estos insectos no portan ningún tipo de veneno o aguijón como las parecidas avispas. Estos insectos son capaces de detectar en vuelo, qué plantas son los que están siendo atacadas por los áfidos, ya que detectan los indicadores químicos que segregan estas, cuando son atacadas. Es por ello, que el adulto una vez identificado el lugar de los áfidos, realiza su puesta cerca de ellos para que sus larvas con escasa movilidad (no tienen patas), no tengan dificultades para alcanzar su alimento. Además, la larva se fija a las presas para ir extrayendo sus jugos una vez que desgarra con sus mandíbulas el cuerpo del áfido. De igual modo la larva es capaz de segregar una feromona capaz de mimetizar desde el punto de vista químico, a la larva con el propio pulgón, motivo por el cual las hormigas (asociadas a los pulgones) son incapaces de detectar la presencia de esta larva de apariencia suculenta, la cual prefiere el atardecer y la noche para alimentarse, cuando las temperaturas son más bajas.

BIOLOGÍA:
Dentro de la península ibérica podemos encontrar más de 300 especies diferentes de este tipo de insecto, donde las más comunes en nuestros agroecosistemas andaluces son la Sphaerophoria scripta, o la Eupeodes corollatus  fotografiada arriba. Como en todos los insectos su actividad está directamente influenciada por la temperatura, entrando en estado de pseudodiapausa cuando bajan en exceso o suben de forma considerable. Es por ello que su época de actividad reproductiva sea la primavera, pudiendo encontrar sucesivas generaciones hasta bien entrado el otoño.

Pupa típica de un sírfido en forma de lágrima.
ESPECIES CONTROLADAS
Son insectos que controlan principalmente pulgón (afidos), aunque también son efectivos para el control de algún homóptero como la mosca blanca, cochinillas, e incluso pequeñas larvas de lepidópteros.

MEDIDAS PARA FAVORECER SU PERMANENCIA EN NUESTRO AGROECOSISTEMA.

Larva de Syrphus sp apunto de devorar un pulgón.

Dedicar en nuestra explotación, zonas donde la floración de la vegetación existente se vaya sucediendo junto a la floración del cultivo.  Los límites de la parcela, pequeños núcleos especialmente localizados, setos, cubiertas vegetales, etc., pueden ser estrategias recomendables para la permanencia de estos insectos. Familias de plantas como las crucíferas con especies como el jaramago o la mostaza, o bien umbelíferas, borragináceas, o las propias compuestas, son especies vegetales recomendables.
Licencia Creative Commons

No hay comentarios:

Publicar un comentario